Cornerstone On Demand, una compañía que vende software a empresas para contratar y retener talento, realizó un interesante estudio. En él analizaron los datos de 50.000 personas que rellenaron una evaluación sobre sus trabajos y los resultados fueron muy sorprendentes.

En el estudio descubrieron que podían predecir el nivel de desempeño y la permanencia en el puesto de trabajo de una determinada persona  simplemente conociendo que navegador web utilizaba. Los usuarios de Chrome y Firefox desempeñaban mejor su trabajo y, además, permanecían en ellos durante mayor tiempo que los trabajadores que utilizaban Safari o Internet Explorer.

¿Por qué? Se preguntaron.

La primera respuesta que se les ocurrió fue que, quizás, los usuarios de Chrome o Firefox tuvieran un mayor nivel de conocimiento tecnológico. Sin embargo, al analizar los datos, comprobaron que esta hipótesis no se sostenía.

¿Por qué entonces seguían encontrando evidencias, en todos los datos que analizaban, de que los usuarios de Chrome y Firefox eran mejores empleados?

Pues bien, parece ser que la respuesta está en que los usuarios de Safari o Internet Explorer utilizan el navegador por defecto, el que ya está instalado en sus dispositivos; mientras que los usuarios de Chrome o Firefox se han tomado la molestia de buscar otras alternativas y de elegir.

Se trata, pues, de una cuestión de carácter. Aquellas personas más habituadas a conformarse con lo que se les da, que se cuestionan menos el cómo y el por qué de las cosas, desempeñan peor su trabajo que aquellos que  se molestan en buscar y tomar decisiones por sí mismos.